Cargando...
Menu

Salud auditiva: jornadas largas en los cines

Tras unas vacaciones escolares importantes, donde los más pequeños junto a sus familias han disfrutado de unas jornadas de ocio, aprovechando de unas de las actividades más demandadas, como la de ir al cine, tenemos que tener especial atención en esta vuelta al cole de una revisión auditiva, y controlar este aspecto fundamental para la salud de nuestro hijo/a.

En el blog de Audiocentro, nuestra parte de salud auditiva dentro del grupo Federópticos, con profesionales que mantienen y recuperan tu salud auditiva, nos explican la exposición en los cines a la que estamos sometida, y los consejos a realizar para mantener la salud visual a raya.

 

Los perí­odos de vacaciones escolares son aprovechados por muchas familias para ir al cine. De hecho, las productoras cinematográficas reservan para estos momentos los estrenos de un buen número de pelí­culas dirigidas al público infantil y juvenil.

Sólo hay que asomarse a las carteleras estos dí­as para ver pelí­culas como Vaiana, Canta, Trolls, Animales fantásticos, etc…

Los cines actuales, mucho más cómodos que los de hace años, han adaptado sus salas para que la experiencia sea global para el espectador; butacas confortables, desnivel pronunciado entre filas, aislamiento ante los ruidos externos y un sonido envolvente

Demasiado volumen

El sonido en el cine es fundamental para tener una buena experiencia en el cine. Por eso se cuida al detalle la morfologí­a de la sala tratando de evitar ecos, reverberaciones o ruidos ajenos a la pelí­cula. La moderna tecnologí­a con que cuentan las salas actuales favorece que se puedan proyectar pelí­culas al volumen recomendado por los productores de las pelí­culas o las empresas suministradoras. Un volumen que, sin embargo, puede ser demasiado alto.

El artí­culo de Cinemaní­a, Cuando el cine te deja sordo, aseguraba en 2014 que “algunos técnicos de salas forzaban al máximo sus equipos de amplificación por una razón discutible, pero comprensible, cuanto más nivel de sonido, mayor impacto en el espectador.

Según la Organización Mundial de la Salud los ruidos de la vida cotidiana oscilan entre los 35 y los 85 decibelios. A partir de los 85 la población manifiesta alteraciones. El lí­mite de sonido tolerable se ha fijado en 65 decibelios. En las salas de cine, algunas películas superan ese volumen.

Los oídos de los niños, los espectadores más jóvenes, son muy sensibles y no son pocos los que, cuando empieza la proyección (y se pasa del silencio a un pico de sonido) se tapan los oídos.

Cuando el sonido provoca sensaciones desagradables en quien lo escucha, pasa a ser considerado ruido. En los niños, según un estudio llevado a cabo por el Instituto Nacional de Salud Pública de Dinamarca, el ruido produce estrés y afecta negativamente a su nivel de concentración, además de entorpecer el aprendizaje.

Limitar los decibelios

Desde 1996 la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) lleva alertando sobre el peligro que supone para la salud auditiva de la población, someterse a un volumen elevado de sonido durante el tiempo en el que dura una pelí­cula. En un informe del año 2001, fruto de un estudio llevado a cabo en varias salas de cine, se indicaba que convendría bajar el volumen de las pelí­culas situándolo en torno a 75 decibelios, y evitando que los picos no superaran los 90.

Pero no sólo se trata de una cuestión que afecta a las salas de nuestro paí­s. Las autoridades de Conneticut (EE.UU.) estudiaron hace un par de años limitar por ley el volumen de las salas de cine del estado. El lí­mite serí­a 85 decibelios, que es el máximo recomendado para minimizar los daños en trabajadores que pasen ocho horas con ese nivel de ruido.

El debate público tení­a lugar después de salir a la luz un reportaje en profundidad de un canal de televisión estadounidense que midió los decibelios en los cines de Texas y comprobó cómo algunas salas llegaban a los 95 e incluso los 100 decibelios (el mismo que hace una taladradora) en pelí­culas como Frozen o El último superviviente.

Otros estudios señalan que pelí­culas como las de la saga Transformers mantienen un volumen superior a los 120 decibelios durante gran parte de su metraje e incluso llega a los 130 (equivalente al que hace un avión al despegar).

No dejes de ir al cine, pero cuida tu salud auditiva y acude al especialista si notas algún cambio en tu audición.

Fuente: Blog Audiocentro

Un saludo,

El equipo de Federópticos Centrovisión

 

 

 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Ver política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies