Cargando...
Menu

Pérdida de audición

Se dice que alguien sufre pérdida de audición cuando no es capaz de oí­r tan bien como una persona cuyo sentido del oí­do es normal, es decir, cuyo umbral de audición en ambos oí­dos es igual o superior a 25 dB. La pérdida de audición puede ser leve, moderada, grave o profunda. Afecta a uno o ambos oí­dos y entraña dificultades para oí­r una conversación o sonidos fuertes.

oido-dibujo

Detección y tratamiento
Un gran porcentaje de las personas que sufren pérdida de audición podrí­an mejorar su situación mediante la detección e intervención tempranas y el tratamiento adecuado. Por eso no dudes en visitar Federópticos Centrovisión, te ayudamos a cuidar tu salud.

Datos y cifras

  • – 360 millones de personas padecen pérdida de audición discapacitante en todo el mundo1.
  • – La pérdida de audición puede ser hereditaria o causada por rubéola materna o complicaciones en el parto, y también por algunas enfermedades infecciosas tales como las meningitis y las infecciones crónicas del oí­do, así­ como por el uso de fármacos ototóxicos, la exposición al ruido excesivo y el envejecimiento.
  • – La mitad de los casos de pérdida de la audición se podrí­an evitar mediante la prevención primaria.
  • – La situación de las personas que padecen pérdida de audición puede mejorar con la utilización de dispositivos tales como audí­fonos e implantes cocleares, el empleo de subtí­tulos, el aprendizaje del lenguaje de signos y el apoyo educativo y social.
  • – La producción actual de audí­fonos satisface menos del 10% de las necesidades mundiales.
  • – La OMS está ayudando a los paí­ses a desarrollar programas de atención primaria del oí­do y la audición, integrados en los sistemas nacionales de atención primaria de salud.

Pérdida de audición y sordera
Las personas ‘duras de oí­do’ son personas cuya pérdida de audición es entre leve y grave. Por lo general se comunican mediante la palabra y pueden utilizar como ayuda audí­fonos, subtí­tulos y dispositivos de ayuda auditiva. Para las personas con una pérdida de audición mayor pueden ser útiles los implantes cocleares.

Las personas ‘sordas’ suelen padecer una pérdida de audición profunda, lo que significa que oyen muy poco o nada.

Prevención
La prevención primaria puede evitar la mitad de los casos de pérdida de audición. Algunas estrategias de prevención sencillas consisten en:

  • – vacunar a los niños contra las enfermedades de la infancia, en particular el sarampión, la meningitis, la rubéola y la parotiditis;
  • – administrar la vacuna contra la rubéola a las adolescentes y las mujeres en edad fecunda, antes de que queden embarazadas;
  • – efectuar pruebas para detectar y tratar la sí­filis y otras infecciones en las embarazadas;
  • – mejorar la atención prenatal y perinatal, en particular mediante la promoción de los partos sin riesgos;
  • – evitar el uso de medicamentos ototóxicos, a menos que sea prescrito y supervisado por un médico;
  • – remitir al servicio pertinente a los bebés que presentan riesgos altos (por ejemplo, los que tienen antecedentes familiares de sordera, los que han nacido con bajo peso o han sufrido asfixia del parto, ictericia o meningitis) a fin de someterlos a una evaluación y diagnóstico tempranos y dispensarles el tratamiento adecuado, según proceda, y
  • – reducir la exposición a ruidos fuertes (tanto en el trabajo como en actividades recreativas) mediante la sensibilización de la población, la utilización de dispositivos de protección personal y el desarrollo y la aplicación de legislación apropiada.

La pérdida de audición debida a la otitis media se puede prevenir por medio de buenas prácticas de cuidado de los oí­dos y la audición. Es posible tratarla adecuadamente mediante la detección temprana, seguida del tratamiento médico o quirúrgico apropiado.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Ver política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies