Cargando...
Menu

Molestias causadas por la luz solar: la fotofobia

Hoy queremos hablar de un problema muy frecuente en niños en algún momento de su desarrollo, las molestias causadas por la luz solar o fotofobia. Aunque, en ocasiones, no debemos preocuparnos por si aparecieran problemas de salud ocular, muchas veces es conveniente tenerla en cuenta.

Hay diferentes patologí­as que pueden referir sus primeros sí­ntomas como una fotofobia reiterativa y que debe llevarnos a considerar que nuestro hijo debe ser valorado desde el punto de vista oftalmológico. Así­, en algunos casos, defectos de refracción (hipermetropí­a, miopí­a o astigmatismos) pueden manifestarse con cierta fotofobia, siendo imprescindible para descartarlo que realicemos una dilatación de la pupila y valoremos la necesidad del empleo de lentes correctoras que en muchos casos pueden solucionar ya no sólo el problema de la fotofobia, sino prevenir algo más importante como es la ambliopí­a o también llamada ojo vago.

A veces también sucede que la fotofobia es í­ndice de una patologí­a mucho más severa desde los primeros momentos de la vida como es un aumento de la tensión ocular o glaucoma congénito. Esta patologí­a va acompañada de otras manifestaciones (lagrimeo, blefaroespasmo, aumento del tamaño ocular o buftalmos o alteraciones corneales) que deben ser valoradas de forma urgente por su especialista, pues su falta de tratamiento en los primeros meses de vida puede conducir a una ceguera irreversible.

Pero todo esto no significa que la fotofobia sea siempre un problema ocular, también es sí­ntoma de unos ojos claros, que hace que el diafragma de la cámara fotográfica que son nuestros ojos, no cumpla totalmente la función de freno a la entrada de luz y nos provoque esa molestia ante la luz solar. Y esto es algo que se puede solucionar fácilmente con el empleo de gafas de sol.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Ver política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies