Cargando...
Menu

Descubre algunas claves sobre la pérdida de audición

Tú sabes qué es la audición, ¿pero qué es la pérdida de audición? La pérdida de audición, o los impedimentos auditivos, ocurren cuando hay un problema con una o más partes del oí­do o los oí­dos (cuando hay un “impedimento” significa que algo no funciona correctamente o como deberí­a).

Una persona que pierde la audición tal vez pueda oí­r algunos sonidos o nada en absoluto. Las personas también pueden usar los términos sordo, sordera o dificultad para oí­r cuando hablan sobre la pérdida de audición.

¿Qué causa la pérdida de audición?

La pérdida de audición puede ocurrir porque una persona nació con partes del oí­do que no se formaron correctamente y no funcionan bien. Hay otros problemas que pueden surgir en una etapa posterior debido a una lesión o una enfermedad, que incluyen:

  • tener lí­quido en el oí­do medio
  • sufrir infecciones graves, como meningitis
  • sufrir lesiones en la cabeza
  • escuchar música muy fuerte, especialmente con auriculares o audí­fonos
  • estar reiteradamente expuesto a sonidos fuertes, como los de las máquinas

Muchos niños han tenido infecciones en los oí­dos, lo que también puede causar pérdida de audición. Es poco frecuente que una infección en el oí­do provoque pérdida de audición; sin embargo, debes visitar al médico si hay cualquier sospecha de que tienes una infección.

¿Cómo se trata la pérdida de audición?

El tipo de tratamiento depende del tipo de pérdida de audición, de su gravedad y de las demás necesidades del niño. Los tratamientos frecuentes incluyen medicamentos, cirugí­as, audí­fonos y otros dispositivos de ayuda para la audición que, al resaltar las voces, ayudan a que los niños escuchen mejor cuando el entorno es ruidoso. Con tratamiento, la mayorí­a de los niños podrá volver a escuchar normalmente.

Los audí­fonos son una especie de amplificadores diminutos. Ayudan a que una persona escuche mejor los sonidos e, incluso, pueden captarlos, de modo que lo que los niños oyen es más claro. Los audí­fonos enví­an sonidos amplificados (mediante vibraciones sonoras) desde el martillo y el oí­do medio al oí­do interno o la cóclea. Se encuentra disponible una tecnologí­a de audí­fonos que pueden ajustar el volumen de los sonidos automáticamente.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Ver política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies