Cargando...
Menu

Cuidado, que no te den amplificador cuando necesitas un audí­fono

Recuerda que estos productos parecen prácticamente iguales pero tienen diferentes indicaciones, por lo tanto hay que tener mucho cuidado de no confundir los audí­fonos con productos de amplificación de sonidos. La tecnologí­a y apariencia pueden en algunos casos ser similares a un audí­fono pero no están diseñados para como productos sanitarios.

audiologia

Los audí­fonos requieren una adaptación individualizada, llevada a cabo por un profesional sanitario, para optimizar su funcionamiento de acuerdo con las caracterí­sticas audiológicas y anatómicas de cada paciente. Por el contrario, un amplificador de sonido está destinado a ser utilizado por personas con audición normal que tienen el deseo o la necesidad de amplificar los sonidos en ciertas situaciones, y en ningún caso a compensar deficiencias auditivas.

Los audí­fonos y los amplificadores de sonido, debido a su diferente finalidad de uso, se encuentran sometidos a diferentes normativas, por lo que los requisitos de seguridad, eficacia, calidad e información y los procedimientos de evaluación y control que se aplican a ambos productos son distintos.

Por tanto, la AEMPS (Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios) dependiente del Ministerio de Sanidad recuerda que se debe tener clara la finalidad de uso de cada producto, la cual viene determinada de si se trata de un producto sanitario o un aparato electrónico.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Ver política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies